sábado, 6 de agosto de 2016

My Wish, your Blood - Capítulo 8

9:00 P.M. Los chicos habían asistido a un Meet & Greet en Italia y ya era hora de irse, casi todos ya habían abandonado la sala a excepción de Bill quien estaba entretenido despidiéndose de unas fans quienes le entregaban un obsequio antes de irse, trataba de entender lo que le decían pero el inglés de las chicas era poco entendible; se estaba haciendo tarde y un par de chicos de seguridad se acercaron a ellos y ágilmente fueron llevándose a Bill hasta lograrlo. Los demás ya lo esperaban en uno de los pasillos privados, comenzaban a impacientarse.
GEORG:           Hasta que te dejaron ir.
BILL:                En realidad me tuvieron que ir a buscar – Sonriendo un poco.
TOM:              ¿Y qué te decían?
BILL:                No se – Riendo confundido – no les entendí mucho y con el escándalo de las demás menos.
GUSTAV:         Esas chicas sí que gritaban.
TOM:              La que si estaba muy buena era la rubia de blusa rosa, yo no necesitaría entenderle para pasarla bien con ella
GEORG:           Ya lo sabemos.
TOM:              Ese tonito me sonó a envidia, ha claro como a ti y a Gustav ni los pelaron – Burlándose de ellos.
GUSTAV:         Yo no necesito que hagan tanto alboroto por mí, yo estoy bien así.
TOM:              Naa que excusa más chafa,  no saben de lo que se pierden.
BILL:                Otra vez hablando el súper ego Tom.
TOM:              Si, soy lo máximo, el más hermoso,  que harían sin mí.
GEORG:           YA cállenlo por favor.
Bill y Gustav reían.
TOM:              Niéguenlo, pero sin mí, no son nada – Simulando verse en un espejo y guiña el ojo.
BILL:                Si, como digas.
SEBASTIAN:     Chicos están ya listas las camionetas, hora de irnos.


Al día siguiente por tarde Ker les dijo a los demás que Yanné estaría ensayando para el concurso esa misma tarde, y pensaron que sería buena idea ir de prisa a casa ya que sería la primera vez que la vieran ensayar. Ker y Alexa presionaban a Fabián para que se diera prisa y en cuanto él logró desocuparse, hicieron que se subiera al coche y le gritaban que se diera prisa a encenderlo.
KENDRA:         Que lento eres Fabián – Regañándolo.
FABIAN:           Es un coche, no un avión, no puedo ir más rápido.
ALEXA:            Claro que puedes,  pisa a fondo el acelerador y listo.
FABIAN:           ¿Quieren que me atrape transito? Puedo hacerlo pero si me agarran ustedes pagarán la multa.
KER:                Obvio que no, es tu carro.
FABIAN:           Que bien.
A pesar de que las chicas no dejaban de regañar a Fabián, lograron llegar en poco tiempo a casa de Alexa. En cuanto él logro estacionarse las tres bajaron y se dirigieron a la cochera donde Yanné había montado ya su batería y tenía los palillos en las manos.
KER:                No puede ser, creo que ya terminó – Con cara triste.
KENDRA:         Todo por culpa de Fabián – Mirando de reojo Fabián.
FABIEN:           ¿Otra vez yo?
Los cuatro se acecaron enseguida a Yanné.
ALEXA:            Hola prima, ¿ya terminaste de ensayar?
YANNÈ:           No, apenas estoy montando la batería – Mirando a todos.
KENDRA:         Que bueno, llegamos a tiempo – Celebrando.
FABIAN:           Y ustedes regañándome – Con mirada seria.
KER:                No se dé que hablas – Fingiendo ignorarlo-
FABIAN:           Mmmmm.
ALEXA:            Mientras terminas iré a guardar mis cosas.
KENDRA:         Tengo sed, voy contigo – Siguiendo a Alexa.
KER:                Yo también.
YANNÈ:           Ok, las espero.
Las tres entraron a la casa y dejaron solos a Fabián y a Yanné, ella parecía no importarle su presencia porque sin dirigirle la palabra continuo probando su batería, Fabián solo la miraba, aun con esa ropa poco femenina la veía sexy, admitía que podía pasar desapercibida como si fuera un chico, a pesar de eso le gustaba, casi todo de ella lo atraía, pero no entendía su indiferencia, aun así pensaba hacer todo lo posible porque ella cambiara su actitud hacia él, estaba convencido de que la quería para novia.
FABIAN:           ¿Te ayudo en algo?
YANNÉ:           ¿Sabes algo de batería? Claro que no, así que no gracias, no des ayuda donde no te la hayan pedido.
FABIAN:           Lo siento, solo quería ser caballeroso – Sintiéndose tonto.
YANNÉ:           La caballerosidad de los hombres es hipócrita – Mirándolo con despacio – solo lo hacen cuando quieren algo.
FABIAN:           En que mal concepto nos tienes – Confundido.
YANNÉ:           ¿Qué? ¿Acaso no es verdad?
FABIAN:           ¿He? – Sin saber que decir.
YANNÉ:           Si piensas que tu y yo podemos tener algo olvídalo, ni siquiera lo intentes – Diciéndolo muy enserio.
FABIAN:           ¿Por qué no puedo estar interesado en ti? Aun que tu no lo quieras no voy a evitarlo.
YANNÉ:           Pues ese es tu problema – Ignorándolo nuevamente.
Fabián estaba sorprendido con la respuesta de Yanné, ¿ella fingía que él no le agradaba? o en realidad  era verdad que ella lo detestaba, ella sí que era difícil y le hacía pensar que ocultaba algo, algo que quizás más adelante lo sabría. Poco segundos después las chicas llegaron, el ambiente era tenso, se percibía a kilómetros.
KENDRA:         ¿Interrumpimos? – Confundida.
FABIAN:           Pues.
YANNÉ:           No, para nada,  no era algo importante – Simulando que nada pasó pero su rostro reflejaba que estaba molesta.
FABIAN:           (Serás indiferente, pero pronto me vas a querer—pensó)
YANNÉ:           Entonces ¿ya puedo empezar?
KER:                ¡Si!
Las chicas se sentaron en el piso mientras Yanné comenzaba a tocar ligeramente la batería, y todos con la expectativa de saber que tan buena era, Alexa sabía que lo era, por que su hermano le había enseñado, en eso comenzó a tocar la batería de forma impresionante, las chicas se sentían como si estuvieran en un concierto y Fabián más que embobado, cada movimiento, cada nota la daba tan natural, la batería era como parte de ella, como si ambos al tocar fueran uno mismo, Yanné se perdía entre la música y se podía notar que podía sentir cada nota.
La canción duro lo suficiente como para hacer que los demás se emocionaran y cuando termino Yanné sonrió al verlos porque se dio cuenta que les había gustado, sobre todo a Ker quien estaba aplaudiendo.
KER:                Oh por dios, oh por Dios desde ahora soy tu fan – Eufórica.
ALEXA:            Prima tu si que sabes tocar, mis respetos.
KENDRA:         ¿Quien te enseño a tocar así?
YANNÉ:           El güero.
FABIAN:           ¿Gustav?
YANNÉ:           Si, es mi sensei – Sonriendo.
ALEXA:            Aquí entre nos, la verdad los dos se defienden y muy bien.
YANNÉ:           Yo digo que Gustav es mejor que yo.
KENDRA:         Yo no he escuchado a Gustav tocar en vivo así que para mí hasta el momento tu eres la mejor,
YANNÉ:           Gracias.
KENDRA:         ¿Y cuándo es el concurso?
YANNÉ:           El lunes.
ALEXA:            ¿No te sientes nerviosa?
YANNÉ:           Por tocar en público, no, creo que me siento algo presionada, el estúpido de Amílcar también estará tocando y esta vez no dejare que me quite el primer lugar.
FABIAN:           ¿Amílcar? ¿Y quién es él? – Tratando de disimular sus celos.
YANNÉ:           Un idiota que de la nada apareció y se cree la séptima maravilla, pero esta vez no se saldrá con la suya.
KER:                Yo se que tu ganaras, eres muy buena.
YANNÉ:           Gracias – Sonriéndole.
Alexa se dio cuenta la forma en que Yanné miraba a Ker, se sentía aliviada de que nadie más lo hubiese notado, pero ella estaba segura que esa mirada no era precisamente de amistad.

Alexa en toda la tarde no estuvo conforme con su duda, pensaba constantemente en si lo que había visto era solo producto se su imaginación, o realmente estaba pasando algo.
Horas más tarde Ker, Kendra y Fabián comenzaron a despedirse y se fueron. Alexa cerró la puerta de la casa y vio a Yanné yendo hacia las escaleras, no estaba segura de preguntárselo en ese momento, pero era ahora o nunca.
ALEXA:            Prima…. No confundas las cosas con Ker.
YANNÈ:           ¿De qué hablas? – Sin entender a que se refería.
ALEXA:            Sabes de lo que hablo y no me vayas a salir con tonterías porque me di cuenta como la mirabas-
YANNÈ:           No seas paranoica – Guiñándole el ojo.
ALEXA:            ¡No inventes!, te conozco y por eso te lo digo – Dando un gran suspiro – Prima, a ella le gusta Bill y mucho.
YANNÈ:           ¿Y eso a mí qué? – Mirándola seriamente y desviando la mirada al instante.
ALEXA:            No es necesario que te lo explique, yo se que tú me entiendes.
Alexa ya no dijo mas, quería evitar la torpeza de decir algo que hiriera a Yanné. Yanné entendió todo, Alexa y Gustav eran los únicos que se preocupaban por ella, ni siquiera sus papas lo hacían, así que entendía perfectamente la preocupación de Alexa.



Alexa después de haberse duchado decidió conectarse un rato antes de dormir, checaba sus contactos cuando alguien inesperado estaba ahí.
ALEXA:            ¿Gu Gu? – Sorprendida respondiendo la llamada.
GUSTAV:         No manches, ya te dije que no me digas así, si los demás se enteran seré la burla del mes.
ALEXA:            No exageres hermanito – Hablando más seriamente – Mendigo, que te has creído ni una mugre llamada, que grosero eres.
GUSTAV:         Discúlpame, ya sabes,  mucho trabajo.
ALEXA:            Bueno, te disculpare si me traes algo de tu viaje – Aprovechando la oportunidad.
GUSTAV:         Mmm  dime qué quieres.
ALEXA:            Tú sabes qué
GUSTAV:         Mmmm está bien, ¿Cómo está mamá?
ALEXA:            Bien, en el teléfono hablando con papá, ya sabes. Haa y ya desde hace unos días llego Yanné.
GUSTAV:         Que bien, al fin tendré algo de competencia en casa.
ALEXA:            Si, y el lunes será el concurso de bateristas.
GUSTAV:         Mmmm no creo poder estar ahí, pero seguro que ganará.
ALEXA:            Si, yo también creo eso.
GUSTAV:         Espera, ahora vengo.
ALEXA:            ¿A dónde vas?
GUSTAV:         Que ya vengo – Sonando serio.
ALEXA:            ¿Qué a dónde vas?
GUSTAV:         ¡Voy al baño! ¡Ya contenta!
ALEXA:            Ok – Riendo al escucharlo – Que todo salga bien.
GUSTAV:         Ya vengo.
Gustav se levanto de su asiento y se fue al baño. En Andreas estuvo seguro que Gustav había cerrado con seguro la puerta del baño fue directo a su lap y vio que Alexa estaba conectada así que en la misma ventana de Gustav la saludo.
ANDREAS:       Hola
ALEXA:            ¿Tan rápido volviste? – Asombrada.
ANDREAS:       Mmm no, soy Andreas.
ALEXA:            ¿Andreas? – Nerviosa – Hola.
ANDREAS:       ¿Cómo estás?
ALEXA:            Bien ¿y ustedes?
ANDREAS:       Cansados, y – En tono de susurro – ¿me has extrañado?
ALEXA:            ¿Qué? ¿Qué yo qué? – Toda nerviosa.
ANDREAS:       Digo, que si nos has extrañado – Sonriendo y corrigiendo el comentario.
ALEXA:            Créelo que no,  estoy feliz sin ustedes es mas ya ni regresen.
ANDREAS:       ¿Ha si? No te creo.
ALEXA:            Ok te diré la verdad, solo extraño a mi hermano, a los demás no, nada, nadita.
ANDREAS:       Mmmm llegue a pensar que me extrañabas.
ALEXA:            ¿por qué te extrañaría? Además estoy segura que has estado ocupado con algunas minifaldas – Tratando de no sonar celosa.
ANDREAS:       No, como crees, yo uso pantalones, no de esas, ni que fuera travesti – Sonriendo.
ALEXA:            Que menso, sabes a lo que me refiero.
ANDREAS:       Pero como puedes pensar eso de mí, me ofendes.
ALEXA:            Ha si como no, ¿no te mordiste la lengua?
ANDREAS:       No, para nada,  ¡oye!
ALEXA:            Claro que oigo, desde que nací – Burlándose de él.
ANDREAS:       Si, si, ya se, ¿ya tienes novio?
ALEXA:            ¿Novio? No ¿por qué lo preguntas?
ANDREAS:       Es que, yo pensaba, que, tú, yo, digo tú y yo.
ALEXA:            Ha si tu yo, yo tu, tu tu, yo yo – Sin poder parar de reír.
ANDREAS:       Es que.
Estaba por decir algo cuando sintió que alguien estaba a su espalda y dando un sobresalto regresa a ver.
GUSTAV:         Que estás haciendo – Con mirada fulminante.
ANDREAS:       Pues.
ALEXA:            ¿Andreas sigues ahí?
Gustav miraba serio a Andreas.
ANDREAS:       Solo saludando a tu hermana.
TOM:              ¿Con Ale? – Llegando de repente – Yo también quiero saludarla.
GUSTAV:         Dejen en paz a mi hermana – A punto de correrlos.
TOM:              No te enogres, solo queremos saludarla – A punto de tomar los audífonos.
GUSTAV:         Ya conozco esa clase de saludo que ustedes dan – Tomando los audífonos de prisa.
TOM:              Nein, desde que Ale me dio un madrazo con su mochila ya no me quedaron ganas, No jodan ella si que tiene fuerza – Sobándose la cabeza mientras recordaba.
ANDREAS:       Saca fuerzas de flaquezas – Riendose.
TOM:              No mames ya me imagino como le ira al que sea valiente en ser su novio.
GUSTAV:         Ya quitense que yo estoy platicando con ella – Mirando a Andreas
ANDREAS:       Esta bien, ya me voy – Levantandose sigilosamente y simulando irse – Vamonos Tom, no vaya a salirle el Hulk que lleva dentro.
TOM:              Vamonos – Y antes de alejarse lo suficiente – ¡ Adios cuñado!
ANDREAS:       ¡Me la saludas cuñado!
Gustav encendiéndose como llama toma uno de los cogines que tenia cerca y se los lanza como dardoi y golpea en la espalda a Tom.
TOM:              ¡hey, mejor avientame a tu hermana!
ANDREAS:       ¡A mi primero!
GUSTAV:         ¡Larguense!
Enojado Gustav va tras Tom y Andreas para vengarse de ese par de sinvergüenzas, Alexa no etendía lo que estaba pasando, ya no se escuchaba nada, llamaba a Gustav y Andreas pero ninguno contestaba, pensó que quizás estaba fallando su red o la de ellos así que terminó su llamada y decidió irse a dormir.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios

Sobre Mi

Hola, mi nombre es Giselle y este blog lo he creado para publicar todas aquellas historias que se me han venido a la mente en sueños, que han sido inspirados en algún grupo musical (básicamente Tokio Hotel, que es mi grupo favorito), actores o quizás de una misma canción que escuché.

Mi vida y mi sueño es escribir y espero poder hacerlo hasta donde mis fuerzas me lo permitan.

Espero que les guste =)


Fick

FIRE IN THE RAIN
Giselle Pineda Vargas